lunes, 29 de octubre de 2012

cara a cara.

Zarzas punzantes oprimen mi cuerpo,
mi desnudez suplica abrigo a tanto dolor.

Y exhausto quedo después, de gritar con llanto.

¿Vida, por qué a mi? 

Si jamas dejaste que fuera feliz.
Deseo luchar contigo pero me flaquea el ego.

Desearía poder vencerte para infundirte respeto ,
ya que a futuros vas rompiendo mis proyectos
y de ellos no quedan ni sus cenizas...

Llegará el mañana, con el reto y dejaras
de oprimir mi cuerpo para que cicatricen 
las heridas que dejaste en mi.

No me cojas por la espalda, traicionera 
como siempre, retame de cara para que 
pueda mirarte a los ojos y vencerte,
cuando rompa la mañana y me grite ahora o nunca.