lunes, 20 de agosto de 2012

ENCADENADO A LA MONTAÑA:


Será su fauna o quizas el sonido del aire que me abraza.

No será mi miedo a las alturas.

No será mi fobia al agua.

No será que me canse caminar por sus verdes y escarpadas subidas.

Una vez más la acrisolada madre natura me tiene encadenado a ella.