martes, 8 de mayo de 2012

UNO APRENDE:

No mirare mas a tus ojos, no vaya 
a ser que me confundan...

No derramare ni una sóla lágrima 
más por ti, pues por fin ya aprendí...

Te besaré mil veces si me forzaras,
y otras mil veces te besaria si me lo suplicaras...

Pero dos mil veces te diria que no
si me