lunes, 7 de mayo de 2012

UNA TARDE LLUVIOSA DE ABRIL:

Porque agua oigo caer,
desde el cielo a nuestros
pies y va llegando la
tarde, oscura y mágica
a la vez...

Es una tarde lluviosa
del mes de abril y de
todo puede ocurrir.

Las rosas sonríen porque
la primavera las mima,
les da lo que más desean
agua de vida...

Y como te prometí, hoy tu sueño
se ha de cumplir, pasearemos a
caballo por las húmedas arenas
en esta cala cartagenera y pongo
por testigo a está tarde lluviosa de
primavera...

No disimules, sé que la lluvia enmascaran
tus lágrimas.

¿Acaso crees que no sé, que estas emocionada?

¡Díselo a la tarde, dile que me amas!

A mi corazón ya se lo has dicho, cupido
me ha lanzado una daga, para traspasarme
muy lentamente la almohada dónde sueña
mi  alma...

Dichoso aquel que siente el amor sincero
en una tarde lluviosa de primavera.