miércoles, 2 de mayo de 2012

DIOSA Y ESCLAVO:

Quisiera ser tantas cosas para poder estar
a tu lado, que no seria una locura
vender mi alma al diablo...

 He aquí este hombre apasionado que no cesa
por tenerte y poder saborear ese jugo que
tienen tus labios...

Contigo no busco lo efímero, sólo
lo eterno y sagrado  es tu cuerpo
el grial de mi bendito pecado, pues
eres más que diosa me haces enervar,
me has castigado, no sé que has hecho
de mi que el amor cuando te miro
se queda deplorado...

Tú mi dulce todo y sagrada para mis labios...

y yo por siempre tu fiel esclavo.

Manuel. Méndez. 20/01/2012